Avisar de contenido inadecuado

El camino sin sendero

{
}

El Faro Reiki Usui

Lla vida es siempre un desafío que invita a seguir. Pero no tenemos señalado un camino. Hay que hacerlo. Se lo va trazando mientras avanzamos. No existe un mapa previo para elegir el recorrido menos escarpado o inclinado y pedregoso. No sabemos si termina, allí , o nos lleva hasta la meta. Porque tampoco existe una meta. Ese supuesto final de la travesía, es una convención para no desilusionarnos. Algo que debe haber inventado y difundido alguien, hace mucho tiempo, cuando descubrió, meditando, que sólo existe el presente. El aquí, donde estás. El ahora, en el que existes, pero nada más. El pasado se quedó con tus huellas, pero ya las borró. Como no quedan señales en los cielos que surca un ave. Pasa, pero no deja marcas. Es su lugar infinito, es su mundo sin delimitar. La guía su propia naturaleza y no se demora mirando los terrenos superados en su vuelo. Por eso, creo que debemos imitar a los pájaros. No intentemos mirar hacia atrás y encontrar nuestras huellas, o creer que le sirven a otro de guía. No. Esos pasos dados ya no están. Fueron nuestras elecciones cada vez que la vida nos ofrecía una disyuntiva, un punto de bifurcación sin señales camineras. Ahí, estuvo vigente el libre albedrío. Tal vez, lo elegimos sin darnos cuenta. Quizás estuvimos horas pensando si tomar el sendero de la derecha o el de la izquierda. Y pudo pasar, que eligiéramos hacer uno nuevo, distinto, justo en medio de los dos. Nuestro camino. No el de los que nos antecedieron en este laberinto de la Existencia. Por eso vale. Porque está más allá del resultado obtenido. Fue lo que sentimos en ese momento. Único, irrepetible o maravilloso, donde se nos dio el derecho de elegir por dónde y cómo seguir abriendo brechas, en medio de las rocas, cruzando pantanos aún amenazados por las alimañas. En definitiva, se nos dio la libertad que siempre merecimos. Ahora, depende de nosotros, renegar por el error o disfrutar por el sendero personal que estamos utilizando. Pero tampoco nos preocupemos por dejar huellas. A nadie le sirven, aunque nos duela. Nadie debe imitarnos. Cada criatura, y no sólo el hombre, debe ser ella misma. Y embarrarse o disfrutar de una senda perfumada y cubierta de fresca sombra. No existen los caminos preestablecidos, son rutas imaginarias que duran lo que permanece nuestra voluntad al elegirlas.

 

Tomado de: El Faro de Reiki Usui

{
}
{
}

Deja tu comentario El camino sin sendero

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre