Avisar de contenido inadecuado

Nietzsche y el Papa: La Recepción Mutua Urano-Neptuno.

{
}

Nietzsche y el Papa: La Recepción Mutua Urano-Neptuno.

En este momento tanto Neptuno como Urano se encuentra transitando de forma directa, el primero en el signo de Acuario, un signo regido por Urano. Mientras que Urano se encuentra en el mundo de Piscis, un signo regido por Neptuno. Si te das cuenta pareciera que los papeles se encuentran invertidos, esta relación en el que dos planetas se ubican en el signo que rige el otro se le conoce como “Recepción Mutua” Esta recepción se viene manifestando desde el 2003 cuando Urano ingresó en el signo del Aguador.No lo había mencionado hasta el día de hoy, porque en realidad “Amigos de Las Estrellas” es un sitio muy joven, pues apenas va a cumplir un año este febrero, y una parte del año a Urano en Aries, lo cual rompía con este vínculo con Neptuno, y luego lo hemos tenido en Retrogradación al igual que Neptuno, lo cual tampoco favorece el provecho máximo de esta relación entre estos dos planetas trans-personales. Dicho de otra manera, los asuntos uranianos en nuestras vidas, seguirán para su cumplimiento la vía pisciana, mientras que la espiritualidad y otras energías neptunianas vibraran al ritmo de Acuario.

 

Cuando dos planetas se encuentran en recepción mutua, puede ser que el efecto de esta unión sea muy evidente o por el contrario sus efectos no sean tan notorios, eso dependerá de la propia naturaleza de ambos planetas y de algunas de sus características. En este caso nos encontramos con un fuerte enlace entre Urano y Neptuno, pues ambos son planetas colectivos y además ya de por sí, la distancia entre uno y el otro es de apenas 30 grados, por lo que les une además de la recepción mutua, un semisextil.

 

¿Cómo podemos comprender la recepción Mutua entre Urano y Neptuno? El que estos dos planetas se encuentren el uno transitando en el reino del otro, es como si tú trataras de solucionar los problemas de tu mejor amigo y él a cambio los tuyos. La recepción mutua implica una nueva perspectiva para encontrar soluciones. De hecho, ¿Acaso no has notado cómo en los últimos años han surgidos programas de televisión en los que las madres intercambian familias, para así solucionar los problemas que cada una ha tenido sin resolver? Sí, efectivamente los has visto, entonces te puedo decir que esa es la pura esencia de lo que es “La Recepción Mutua”.

 

Urano, el planeta más idealista de todos, se encuentra en el signo más universal de todos. ¿Qué puede aportar este planeta al signo de los peces? Urano rige a los grandes avances de la humanidad, es el espacio infinito, es el cielo. Urano es la libertad, es la rebeldía, es la novedad, especialmente la trasgresora, es la tecnología, y las ideas más revolucionarias. De hecho, Urano es la propia revolución. Urano es un planeta muy mental, su mundo es perfecto, y la perfección, al menos la humana, es mental, por eso Urano se le relaciona con la imaginación. Con las ideas que surgen de la mente de los genios, quienes por cierto, casi siempre están regidos por este planeta. Urano lucha por el bien común, no por el personal, quiere derribar fronteras, y detesta la discriminación. En Piscis, Urano ayudará a que el signo de los peces, cumpla su sueño y ¿Cúal es el sueño de Piscis? Pues, la unificación del mundo, la fusión con las aguas primordiales, en donde ya no dejamos por completo de ser individuos, el “Yo” se esfuma para dar el paso a la totalidad, al “nosotros”. Urano señor de la tecnología, le ha dado a Piscis, todo lo que puede la Internet ofrecer, hoy mismo, estamos tan unidos el uno con el otro gracias a las redes sociales, que tú, diariamente, me leas y me hayas hecho parte de tus días, y que yo esté aquí escribiendo desde San José, Costa Rica. ¿No es acaso esto maravilloso? Este es uno de los grandes aportes que Urano ha legado a Piscis.

 

 

Neptuno, como fuente de vida, es el deseo imperante que tenemos cada uno de nosotros de regresar a ese mundo ideal, a esa arcadia feliz, al que los cristianos llaman: “Paraíso”. Neptuno, es el agua vital, es la fuente de vida. Cuando Neptuno es fuerte en nuestras vidas, estamos seguro que hay algo afuera más grande que todos nosotros, una fuerza poderosa, que por lo general llamamos Dios. Neptuno es el desapego, el deseo de redimirnos y abandonarlo todo. Neptuno en Acuario, Es el agua que este signo necesita para brindarle a la humanidad, El agua es vida, es el alimento, Acuario es un signo de Aire que nos da las aguas, por eso las nubes son un símbolo acuariano. Así que de una u otra manera, Neptuno en Acuario nos ha traído a nuestra el maná caído del cielo. Al igual que Piscis, Acuario es un signo más del nosotros, que del Yo, sin embargo, en Acuario aún existimos como individuos. Individuos interconectados los unos con los otros, por los mismos gustos, sueños y pasiones. De ahí que a la Casa 11 de nuestras cartas astrales, se le relaciona con Acuario, y es la casa en la que se involucran nuestros amigos, compañeros y socios. Neptuno es el placer de la música y de ahí que con su tránsito por Acuario un signo tecnológico, el formato mp3 y el ipod hallan tenido el auge, este paso de Neptuno por Acuario, también ha utilizado a Internet, para abrir nuestras mentes. Neptuno son nuestros sueños y Acuario es la tecnología, el cine que por ser un escapismo de la realidad, se le considera neptuniano, y no te parece interesante que “Avatar” se haya nutrido de la tecnología 3D (totalmente acuariana) para darnos un mensaje ecológico, un mensaje muy crítico, que al destruir nuestros ecosistemas, también nos destruimos. Sí, el mensaje de Avatar es un mensaje Neptuniano entregado por la vía neptuniana, que estamos todos interconectados como los Na’vi lo están a toda la flora y fauna de Pandora. Es el mensaje neptunianos, el deseo de unión con la fuente de las aguas cósmicas primigenias.

 

Con esta recepción mutua el mundo se nos ha hecho pequeño, ya lo que hacemos en nuestras casas tiene repercusiones mundiales. Esta configuración entre Urano y Neptuno, me recuerda mucho la teoría del “Efecto Mariposa” cuyo origen proviene de un proverbio chino: “el aleteo de las alas de una mariposa pueden provocar un Tsunami al otro lado del mundo" El aleteo de una mariposa, un concepto relacionado con el aire, con Urano y un Tsunami, un concepto marítimo, muy acuático, muy neptuniano.

 

Esta configuración planetaria también ha facilitado la propagación de las pandemias como la Gripe Aviar y más recientemente la Porcina. El signo de Piscis y Neptuno se le relaciona con hospitales, internamientos y a Urano y Acuario con enfermedades de Propagación aérea, como los virus. Ambos planetas por ser colectivos, hacen que los efectos sean mundiales. El que se de la moda de mezclar bebidas energéticas con licor, también es una manifestación de esta energía, Urano, es un planeta que nos despierta (al estilo Red Bull) y Neptuno nos entorpece y confunde los sentidos hasta llevarnos a un casi estupor onírico (al estilo del licor), el que en algunos países el intercambio de parejas, o mejor conocidos como “swingers” también puede verse como un efecto de esta dinámica planetaria, Urano busca la libertad, inclusive la sexual, le gusta experimentar y Neptuno por su parte siempre tiene una predilección por los triángulos amorosos, Neptuno es ambiguo, pues puede ser a la vez, Eva, Adán o la misma serpiente.

 

Un ejemplo de que Neptuno puede ser a nivel personal en el signo de Acuario lo podemos encontrar en el filosofo alemán Friedrich Nietzsche, quien en su ensayo del Superhombre proclamó la Muerte de Dios y proclama así de forma tajante el fin de toda creencia en absolutos existenciales. Nietzsche. Este famoso personaje histórico nació el 15 de octubre de 1844 y Neptuno en ese año se encontraba retrógrado en el signo de Acuario. Un Neptuno rebelde incluso contra sus propios principios: La existencia de un solo Dios. Pero debemos tener en cuenta, que Nietzsche, así alusión al dogma, al pueblo y su fanatismo enfermizo.

 

En cambio, el Papá Juan Pablo II, nació el 18 de mayo de 1920, cuando Urano transitaba por Piscis y todos recordamos la incansable lucha que tuvo el pontífice por asegurar la paz mundial, por liberal al mundo del terror del comunismo, una manifestación muy oscura de la visión pisciana de igualdad entre cada uno de nosotros. Vemos en este ejemplo, un Urano religioso, que utilizó, el evangelio y el mensaje espiritual-cristiano para liberar a los países de las dictaduras y los sistemas socialistas.

 

Ahora, bien, creo que ya es hora de llegar a la pregunta más interesante: ¿Cómo nos afecta esta configuración a un nivel personal? Desde mi punto de vista, considero que la respuesta está en la empatía y en la imaginación, es importante que en nuestras vidas podemos ver más allá, no juzgar tratar siempre de preguntarnos ¿cómo haríamos para llevar la vida de esa persona que nos irrita, que nos molesta, que simplemente no comprendemos? Es la empatía neptuniana, ponernos en el lugar del otro, pero la respuesta puede estar dentro de la imaginación-genialidad de Urano, el intelecto en contacto con la espiritualidad, es mucho mejor que tan sólo creer por creer. En esta configuración al igual que en el cuadro de Charnine que ilustra esta nota, los papeles están invertidos, los peces neptunianos abandonan la pecera y en ella se encuentra en cambio las nubes de Urano. La libertad, el libre albedrío y buscar la paz, fue hasta cierto punto el mensaje en común del Papa Juan Pablo II y el de Friedrich Nietzsche y por tanto, también es el mensaje final de esta recepción mutua. Así que a sacarle el mayor provecho pues estamos viviendo los últimos meses de esta maravillosa dinámica planetaria.

 Tomdo de: Amigos de las Estrellas

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Nietzsche y el Papa: La Recepción Mutua Urano-Neptuno.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre